9 cosas que cubre tu seguro de hogar y seguro que no sabías

Todos podemos conocer lo que generalmente está incluido en un seguro de hogar como pueden ser los electrodomésticos, robos o goteras. Pero la letra pequeña muy poca gente se la lee y puede salvarnos en más de una ocasión. 

Seguramente, muchas de las garantías que aparecen en las condiciones particulares de tu póliza de hogar te hayan pasado desapercibidas. Y esas son de las que vamos a hablar aquí y estoy convencido de que te van a sorprender.  

Aparatos electrónicos de valor. Con esto se refieren al ordenador, teléfonos móviles o tablets. Tanto este como el anterior punto son problemas con el suministro eléctrico. Cuando se produce alguna anomalía eléctrica todo lo que esté enchufado podría llegar a estropearse. Para asegurarlo debes protegerlo con una cobertura de daños eléctricos. Si haces esto recibirás una determinada cantidad para renovarlos o repararlos.

Los vehículos en el garaje. Cada espacio que forma parte de nuestra vivienda queda insertada en nuestro seguro. Esto quiere decir que los trasteros y garajes también. Según lo acordado pueden cubrir desde objetos que estén en dichas estancias hasta vehículos estacionados.

Recuperar la imagen original después de daños estéticos. Cuando se convierte en  una necesidad hacer obra debido a daños o inundaciones, la cobertura de daños estéticos en el seguro de hogar asumiría los gastos hasta una determinada cifra. 

Esto depende de cada compañía y seguro de hogar.

Los alimentos refrigerados. La falta de suministro eléctrico puede conllevar a la pérdida de los alimentos del frigorífico o congelador de nuestra casa. Esta es una situación que determinadas compañías aseguradoras añaden a sus pólizas con una indemnización para compensar por esos alimentos. Esta condición puede ser de gran utilidad cuando la que se asegura es una segunda residencia, al no poder solventar este tipo de problemas en el momento. 

Las placas solares. Hoy en día muchas casas deciden poner placas solares en sus domicilios. Su cobertura dentro del seguro varía según la compañía con la que decidas asegurar tu hogar. Algunas lo incluyen por defecto y en otras debes señalar el deseo de agregarlo al contrato. En lo que sí coinciden es en que lo cubren solo en caso de rotura.

Responsabilidad Civil por motivos concretos.

Muchas compañías extienden la Responsabilidad Civil a una persona responsable de la familia, como responsable de daños causados por algún familiar. Puede ser tanto con los hijos como con mascotas. Los gastos judiciales y otros aspectos legales pueden llegar a estar cubiertos por tu aseguradora. 

Asistencia en el mantenimiento de tu casa. Hay personas que no pueden valerse por sí mismas para cambiar una bombilla, por ejemplo, por diferentes razones. Es un servicio que puede estar incluido o ser opcional y cubre el desplazamiento, la mano de obra y, en ocasiones, los materiales.

Robos en el exterior de tu vivienda. Dependiendo de la compañía suele estar incluido el robo con violencia o intimidación en el exterior de la vivienda de objetos personales. Si dicho robo se produce por despiste o negligencia, la compañía no lo cubrirá.

Usar tu tarjeta de crédito de forma ilegal. Si en un robo te han sustraído la tarjeta de crédito y, además, la utilizan de forma fraudulenta, tu compañía de seguros debería compensarte, si está contemplado así, por ese gasto incurrido por un tercero, hasta un límite máximo establecido en el condicionado. De todas formas tu entidad financiera ya contará con los medios y pruebas suficientes como para hacerse cargo de este tema.

Siempre hay que tener presente que quizás no cuentes con ellos dentro de tu seguro de hogar, pero conviene revisar todas las condiciones y, en caso de no tenerlo y necesitarlo, llama a tu compañía para que lo adjunte a tu contrato. ¿Conocías alguno?

Deja un comentario